Chimpancés en Cautiverio

Chimpancés en Cautiverio

Chimpancés en Cautiverio

Los chimpancés despiertan interés y simpatía en los seres humanos. Se les ha usado en investigaciones biomédicas, exhibido en eventos y espectáculos teatrales, e incluso presentado como parte de películas. Pero todo esto tiene un precio: su reclusión.

Límites físicos

Los miembros del género Pan destacan por su inteligencia y las habilidades que los hacen muy cercanos a los seres humanos. Sin embargo, para la mayoría de las personas los chimpancés no dejan de ser animales idóneos de ser manejados, y los han aprovechado en diferentes actividades.

Los chimpancés necesitan vivir en ellos de acuerdo con sus necesidades naturales y las condiciones de su área deben ser lo más cercanas a las de su hábitat.

Muchos zoológicos del mundo tienen uno o más ejemplares de chimpancé, especialmente los establecimientos más grandes e importantes. Famosos en la cultura popular, sus jaulas o recintos son parada casi obligatoria de todo visitante, que mira con atención a su pariente más próximo.

En teoría, los zoológicos deben cumplir con una serie de requisitos para garantizar el bienestar de los animales, como espacios lo suficientemente grandes y parecidos a su hábitat natural, una dieta apta y balanceada y atención médica oportuna. Los chimpancés necesitan vivir en ellos de acuerdo con sus necesidades naturales y las condiciones de su área deben ser lo más cercanas a las de su hábitat. Los responsables de los zoológicos dicen que la permanencia de los animales ahí es de gran ayuda para educar a chicos y grandes y para darles la oportunidad de conocer especies que de otro modo no podrían ver.

A otras personas les agrada la idea de tener un chimpancé como mascota. De pequeños, son seres curiosos y juguetones, y pueden recordar ligeramente a los bebés humanos. Existen casos de chimpancés criados en hogares de familias comunes, con una madre, un padre e hijos. En África, muchos son vendidos para ser mantenidos como mascotas exóticas de hogares en pueblos, principalmente en la República Democrática del Congo. Incluso algunas personalidades del mundo del entretenimiento han reconocido haber tenido un chimpancé.

Un tema controvertido es el uso de chimpancés en la investigación biomédica. Debido a sus similitudes genéticas con los seres humanos, se han vuelto un recurso en algunos laboratorios para estudios de diversa índole, pero por lo regular se trata de actividades que los usan como modelos para crear vacunas contra enfermedades infecciosas, particularmente VIH y hepatitis. En el presente, la experimentación en chimpancés está eliminada de todos los países, con excepción de Estados Unidos y Gabón.

Riesgos del cautiverio

Los chimpancés no son animales plenamente domesticados como los perros y los gatos. Ellos son salvajes y, aunque pueden adaptarse a la vida en cautiverio y parecer que son completamente dóciles, mantienen sus instintos naturales. Muchas personas están en desacuerdo con mantener chimpancés cautivos, ya que esto puede producir consecuencias negativas tanto para ellos como para las personas.

› Algunos chimpancés son arrancados de sus madres cuando apenas son lactantes.

Uno de los argumentos más importantes de los detractores de la práctica de mantenerlos tras rejas o paredes es que muchas veces los chimpancés provienen de fuentes ilegales. No hay que olvidar que la caza furtiva es una de las amenazas más graves para las especies, y que los cazadores destinan los chimpancés para comerciar con su carne o para venderlos como mascotas exóticas. Algunos son arrancados de sus madres cuando apenas son lactantes.

Chimpancés en zoológicos.

Chimpancé en cautiverio.

Los pequeños que son vendidos como mascotas pueden tener suerte en una familia agradable, o pueden terminar en un sitio donde no se sepa cómo cuidar a un chimpancé. Sin embargo, es natural que cuando ellos crecen adquieren más fuerza y pueden tornarse agresivos. Algunas familias se dan cuenta de que no pueden hacerse cargo de un chimpancé adulto o anciano, y entonces lo envían a un centro de acogida para animales. Esto, por supuesto, significa un cambio drástico para un chimpancé.

Los chimpancés son seres muy sociales, altamente sensibles, con tendencia a sufrir estrés y en suma, vulnerables al daño psicológico.

El maltrato animal va más allá del descuido en su salud física o de los golpes que las criaturas pudieran recibir. Los chimpancés son seres muy sociales, altamente sensibles, con tendencia a sufrir estrés y en suma, vulnerables al daño psicológico. Es un hecho que los chimpancés de laboratorios o cautivos en sitios no aptos experimentan sufrimiento, dolor, miedo y estrés. Esto les puede generar traumas que duren durante el resto de su vida, como sucede a los humanos en situaciones parecidas. Algunos chimpancés nacen y crecen en cautiverio y no llegan a conocer la vida en libertad.

Chimpancés rescatados de duras condiciones en cautiverio son llevados a santuarios para su rehabilitación y posible liberación en su hábitat natural. Otros son arrebatados de manos de cazadores furtivos. Los santuarios fungen como áreas que ofrecen cuidados a los animales, y aunque constituyen una forma de cautiverio, existen porque se ha puesto en peligro a los animales. Por supuesto, lo ideal sería que ningún chimpancé tuviera que vivir confinado.

Todos los chimpancés tienen una historia. No son objetos, son seres vivos y necesitan desarrollarse libremente.

 

Fuentes:

http://edition.cnn.com/2012/04/21/us/oldest-chimpanzee-in-captivity/

http://animals.sandiegozoo.org/animals/chimpanzee

http://www.birmingham.ac.uk/news/thebirminghambrief/items/2016/05/Understanding-how-chimpanzee-behaviour-in-zoos-differs-from-their-natural-environment.aspx

http://www.oregonzoo.org/discover/animals/chimpanzee

http://www.releasechimps.org/chimpanzees/rescue-chimpanzees

http://www.bbc.com/news/science-environment-38805420

 

BioExpedition Publishing © 2017.