Investigación sobre Chimpancés

Investigación sobre Chimpancés

Investigación sobre Chimpancés

Investigación científica sobre los chimpancés

Miles de chimpancés han sido investigados tanto en su hábitat natural como en cautiverio. Debido a su similitud con los seres humanos, despiertan interés y curiosidad, lo que ha llevado a ser parte principal de muchos estudios científicos.

No puede hablarse de investigación sin mencionar a Jane Goodall, la famosa primatóloga enfocada principalmente en el estudio, protección y conservación de los chimpancés. Es un referente obligatorio para cualquier persona interesada en estos animales.

Jane Goodall es una famosa primatóloga enfocada en el estudio, protección y conservación de los chimpancés desde la década de los 60’s.

A partir de la década de 1960, la información sobre los chimpancés sufrió una revolución al conocerse que estos son más inteligentes y hábiles de lo que se creía. Gracias a las observaciones y descubrimientos de Goodall en chimpancés salvajes de África, los científicos supieron que tales animales pueden fabricar y usar herramientas, algo que se creía exclusivo del Homo sapiens.

Ella, en lugar de asignarles un número, les puso nombres y se dedicó a comprenderlos como seres. Entre otras importantes contribuciones, ella y sus colegas descubrieron que tienen una estructura social compleja, que poseen una individualidad entre su grupo social y que, aunque mayormente herbívoros, son capaces de cazar y de demostrar agresividad entre sí.

Lo importante es que Goodall trazó el camino por el cual siguieron muchísimos estudios más. Gracias a la investigación, se sabe que comparten con los humanos aproximadamente el 98 por ciento del ADN. Hoy, la mayor parte de lo que se conoce sobre los chimpancés es producto de años de actividad científica. Esta puede sufrir modificaciones a medida que se hacen descubrimientos, pero vale la pena hacerlo.

Los temas de los estudios de las últimas décadas han sido variados, pero destacan aquellos concentrados en la comunicación y en los intentos de enseñar un lenguaje humano a los miembros del género Pan. Washoe, una hembra de chimpancé común, fue la primera en aprender hasta cierto punto el lenguaje de señas americano y después ella misma enseñó parte de lo aprendido a su hijo adoptivo Loulis. Al principio, se trató de enseñarle un lenguaje oral, lo que no funcionó ya que los chimpancés están desprovistos de las partes del cuerpo necesarias para emitir sonidos que no sean gruñidos, gritos o llamadas propias de su género.

Nim Chimpsky fue un chimpancé que aprendió más de 100 signos del lenguaje de señas.

Washoe fue criado como un niño humano, al igual que Nim Chimpsky, otro chimpancé que aprendió más de 100 signos del lenguaje de señas. El caso de Nim fue desafortunado, ya que a pesar de todo murió a una edad prematura: 26 años, cuando los chimpancés pueden vivir mucho más. Sin embargo, muchos otros chimpancés y primates han sido entrenados para comunicarse con los humanos. Los bonobos Kanzi y Panbanisha aprendieron a comprender símbolos y signos, lo que demuestra cierta aptitud para entender conceptos abstractos y asociar objetos. Mediante una pantalla y teclado con símbolos, los bonobos aprendieron a señalar objetos y conceptos conocidos para obtener beneficios como comida. También aprendieron los sonidos de los objetos.

Chimpancés en laboratorios

No todos los estudios han contado con la aprobación internacional, pues han incidido en casos de maltrato animal. Los chimpancés son las criaturas genéticamente más cercanas a las personas, por lo que varios aspectos de su cuerpo interesan a los científicos para comprender los de los humanos y como modelos para el desarrollo de vacunas contra el VIH y la hepatitis.

Estados Unidos es el país que más usa chimpancés para la investigación biomédica, que está basada en los principios de las ciencias naturales. Aunque por definición parezca una más de las prácticas médicas contemporáneas, conservacionistas y activistas de todo el mundo han alzado la voz en contra de su uso de chimpancés y otros animales, a lo cuales se mantiene en estricto cautiverio y se priva de sus necesidades naturales; socialización, alimentación, reproducción, etcétera. En ocasiones, los chimpancés usados en la investigación biomédica pueden provenir de fuentes ilegales.

Estados Unidos es el país que más usa chimpancés para la investigación biomédica.

Sucede que en ciertos casos, los chimpancés son usados en los laboratorios durante varios años. Hasta noviembre de 2007, 1,300 chimpancés permanecían en 10 laboratorios de los Estados Unidos, de los cuales la mayoría fue o sería objeto de experimentos que afectarían su salud.

Quienes defienden el uso de chimpancés en la investigación biomédica dicen que gracias a su práctica se han desarrollado ideas para el tratamiento y cura de las enfermedades humanas. Sin embargo los opositores manifiestan que se abusa de los animales y que existen alternativas para investigar. Lo cierto es que casi todos los países del mundo han prohibido el uso de chimpancés en la investigación biomédica, con excepción de Estados Unidos y Gabón.

Actualmente, se acepta que los chimpancés son seres inteligentes y con un grado de sensibilidad. Sufren dolor, ansiedad y otras emociones diversas. Los estudios han brindado un gran cúmulo de información útil, pero el humano tiene el reto de hacer investigaciones sin dañar su vida.

 

Fuentes:

http://animals.sandiegozoo.org/animals/chimpanzee

https://en.wikipedia.org/wiki/Chimpanzee#Research_and_study_of_chimpanzees

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK109752/

https://en.wikipedia.org/wiki/Nim_Chimpsky

BioExpedition Publishing © 2017.