Depredadores de los Chimpancés

Depredadores de los Chimpancés

Depredadores de los Chimpancés

¿Existen especies que se alimenten de chimpancés?

Son carne y huesos, entonces la respuesta es sí. Pero en realidad, ellos tienen muy pocos depredadores en su hábitat natural. Son primates muy fuertes, muy ágiles al moverse entre los árboles, de una inteligencia sobresaliente y de vida social destacada. Por ende, no muchos animales se atreven a ponerse al tú por tú con un chimpancé, y los ataques a ellos son raros. Aunque sí suceden.

Uno de los escasos depredadores de los chimpancés es el leopardo (Panthera pardus), un felino de amplia distribución, garras y dientes afilados y fuerza increíble. Tiene la capacidad de subir fácilmente a los árboles, por lo que no le es especialmente difícil llegar hasta un chimpancé. En los parques nacionales de Lopé y de Taï, en Costa de Marfil y Gabón, respectivamente, los ataques de leopardos constituyen una de las causas más importantes de muerte de dichos primates.

En ocasiones los chimpancés matan a las crías de los felinos para aumentar sus posibilidades de supervivencia.

Los leopardos son capaces de alimentarse de bonobos y de chimpancés comunes, pero para reducir las posibilidades de que esto ocurra, en ocasiones los chimpancés matan a las crías de los felinos. Parece ser un acto cruel, pero no es más que una estrategia que tiene el propósito de aumentar sus posibilidades de supervivencia.

La poderosa pitón de Seba (Phyton sebae) es la serpiente más grande de África, y si tiene la ocasión, no se resiste a tomar un chimpancé de cualquiera de las dos especies. Es la serpiente más grande del mundo y mata a sus presas por constricción, es decir, mediante asfixia al enrollarse alrededor de ellas. Las pitones son sigilosas, y suben a los árboles fácilmente. Un chimpancé desprevenido es altamente vulnerable a sus ataques.

depredadores de los chimpancés

León (Panthera leo), uno de los depredadores de chimpancés

Otro depredador ocasional es el león (Panthera leo). Se ha observado a chimpancés siendo atacados en el Parque Nacional de los Montes Mahale, en Tanzania. Los leones, aunque pueden subir a los árboles, suelen matarlos en el suelo. Las observaciones de ataques por parte de estos felinos son muy escasas en otras áreas donde ambas especies viven. De modo similar, es posible que las águilas marciales (Poleamaetus bellicosus) depreden chimpancés comunes jóvenes.

Los ataques a chimpancés son poco frecuentes, y son perpetrados por animales que viven en la misma área geográfica que ellos o que sus áreas de territorio se sobreponen, por lo que a veces pueden encontrarse entre sí. No obstante, los chimpancés no son parte importante de la dieta de los depredadores y las víctimas suelen ser los individuos muy jóvenes o viejos, las crías y los debilitados.

Se sabe que los chimpancés, principalmente los chimpancés comunes, son capaces de atacar, matar y consumir la carne de otros individuos, por lo general crías y miembros que no pertenecen a sus comunidades. Este comportamiento no está relacionado directamente con sus deseos de alimentarse; puede responder a una necesidad de establecer su dominio ante los demás. Cuando los machos matan y se comen a la cría de una hembra, lo que intentan hacer es “eliminar los genes” o la descendencia que no es suya.

Existe un depredador más peligroso que las pitones o leones: el ser humano.

Pero existe un depredador más peligroso que las pitones, los leopardos, los leones, las águilas marciales e incluso los chimpancés: el ser humano. Durante mucho tiempo ha aprovechado las diversas cualidades de estos simios, como su inteligencia y sus características cercanas a los hombres, y las ha usado para el beneficio de su especie. En otras ocasiones, afecta las poblaciones de chimpancés de modo indirecto al talar los árboles y hacer crecer sus ciudades, lo que deviene en una pérdida y fragmentación de hábitat. Por estas y otras razones, ambas especies de chimpancé se encuentran en peligro de extinción.

¿Cómo se defienden de sus depredadores?

Regularmente, vivir sobre árboles los mantiene a salvo de animales terrestres, pero sus depredadores naturales están facultados para subir a ellos. Algunos machos construyen sus nidos en las partes bajas de los árboles; una de las razones podría ser la protección de las hembras ante los depredadores terrestres.

Si tienen la fortuna de detectar a un enemigo en las cercanías, lanzan llamadas de advertencia a sus compañeros, para que puedan huir a tiempo. En otras ocasiones no tienen más remedio que encarar el peligro.

Al enfrentarse a los depredadores, profieren fuertes gritos y usan cualquier objeto que tienen a su alcance para ahuyentarlos y defenderse. Si el animal no retrocede, salen en veloz huida a través de los árboles. Todo sea para salvaguardar su vida.

 

Fuentes:

http://animaldiversity.org/accounts/Pan_paniscus/

http://animaldiversity.org/accounts/Pan_troglodytes/

www.allaboutwildlife.com/chimpanzee-enemies

 

BioExpedition Publishing © 2017.